Make your own free website on Tripod.com

 Al adaptarse a la vida acuática, los peces han desarrollado muchos medios de protección y defensa. Pueblan todos los rincones que hay en agua, desde los torrentes hasta los fondos oceánicos .

El agua ha impuesto a los peces su forma genérica, su forma de respirar, su método de locomoción y de reproducción, y les ha dado un sexto sentido exclusivo que no posee ningún otro animal.


Aguas productivas.

Aun no se han puesto de acuerdo los científicos sobre si los primeros peces vivieron en el mar o en agua dulce. Lo cierto es que cuando desarrollaron mandíbulas y aletas, se esparcieron por todo el mundo. Actualmente existen por lo menos 20.000 especies y cada una habita una región concreta, como el pez cerdo de virginia (tienen vivo colorido, pero se esconden entre los arrecifes coralinos) o la trucha de arco iris (vive en los arroyos).

Los peces pueden ser de agua dulce o de agua salada, algunos de ellos se enlistan en la parte de abajo.

Peces de agua dulce:

     - Trucha de fontana

    - Espinosos americano

    - Chupador blanco

    - Dorada

    - Lamprea

    - Lucio

    - Perca azulada

    - Lubina de boca pequeña

    - Lubina monteada

    - Cabeza de toro marrón

    - Cabeza de toro amarillo

 

Peces de agua salada:

    - Pez martillo

    - Pez manta

    - Doradita

    - Prago

    - Pez espadín

    - Anjova

    - Pez globo

    - Atún

    - Bacalao

    - Lenguado

    - Petirrojo de mar

    - Pez espada

 

 


Equilibrio del agua.

Como los líquidos contenidos en el cuerpo de un pez de agua dulce son mas salados que el agua que los rodea, se hayan en peligro de absorber agua e hincharse, del mismo modo que una bolsa de agua salada introducida en agua dulce. En consecuencia, no bebe nunca, y el agua que penetra en su cuerpo pasa a los riñones y se utiliza para arrastrar los desperdicios fisiológicos en forma de orina.

El pez de agua salada los líquidos son menos salados que el agua exterior, y se haya en peligro de deshidratarse, como una bolsa clara sumergida en un recipiente que contiene agua salada.

Por ello el pez tiene que beber grandes cantidades de agua. Parte de la sal que se ingiere pasa al tubo digestivo y es expulsada. Lo demás se expulsa a través de las células branquiales.


Adaptaciones.

Chiasmodon: El alimento es tan escaso en las profundidades marinas que cada fragmento debe aprovecharse al máximo. El chiasmodon ingiere presas que superan su propio tamaño. Para ello tiene que apartar a un lado el corazón, y sacar las branquias hacia fuera. Ingiere estas grandes presas con ayudad de dientes movibles.

Pez hoja: La boca del pez hoja, animal carnívoro de la cuenca del Amazonas, está adaptado para satisfacer su voraz apetito y su curiosa actitud de bostezo. De la posición normal, esta boca puede proyectarse hacia delante formando un tubo que succiona las víctimas con la misma eficacia que una potente aspiradora.


Seguridad en la forma.

La naturaleza del mundo acuático, con sus bancos de peces, sus abismos, sus temperaturas y sus corrientes, y la vida animal y vegetal que existe, han ofrecido a los peces amplias oportunidades de especialización que ellos han sabido aprovechar. La vida en el agua les ha impuesto su coloración básica, y en las mayores profundidades, a donde no llega la luz, algunos peces han desarrollado sus propios medios de iluminación, mientras que otros han renunciado completamente a ver.

El lenguado, habitante de los fondos, plano como una hoja, apenas resulta visible gracias a su monteado y color. De día se entierra en la arena y permanece quieto.

El pez mariposa goza de protección doble: un cuerpo "camuflado" con vivos colores incluyendo el dibujo de un enorme ojo y una fila de aletas dorsales acentuadamente espinosas.