Make your own free website on Tripod.com

Esta ilustración muestra las principales características anatómicas externas de los peces. Algunas especies no tienen todas las aletas que aparecen en la ilustración y otras carecen de escamas u opérculo.



El sentido del tacto.

El sentido del tacto lo poseen los peces en pequeños y sensibles órganos nerviosos situados sobre la piel. Abundan de modo especial en torno a la cabeza y labios, y muchos peces los tienen también en unos palpos llamados barbas.

Es característico casi de todos los peces que su sentido del olfato este desarrollado en alto grado. Los peces poseen un equivalente de nuestra nariz, un par de pequeños orificios o fosas abiertas al al exterior.

Estas fosas están revestidas de pliegues dérmicos, con gran superficie de absorción, donde se hayan las células nerviosas encargadas del olfato.


El sentido de la vista.

El sentido del olfato es tan agudo que algunos peces que parecen usarlos mas que la misma vista para ir en busca de alimento.


El sentido del gusto.

En cuanto al sentido del gusto, probablemente no es tan importante para la vida de un pez. En primer lugar, ninguno mas que el dipnoo tiene órganos gustativos en la boca. Tienen papilas gustativas, pero pueden estar localizadas en la cabeza, cuerpo, cola, aletas modificadas o barbas, para poder saborear la comida. la mayoría de los peces se tragan directamente el alimento, pasándolo al estómago para su digestión.


El sentido de la vista.

Los ojos de la mayoría de los peces están tan separados que su visión es monocular, es decir, cada ojo recoge una visión separada y sin coordinar que se supone ligeramente. Además las retinas del pez solo transmiten impulsos al lado del cerebro opuesto al ojo.