Make your own free website on Tripod.com

Una característica sorprendente de los peces salta inmediatamente a la vista: están cubiertos de cabeza a cola por una armadura generalmente flexible formada por plaquitas superpuestas, casi circulares, de estructura ósea. Estas escamas están insertadas en la parte inferior de la piel, y constituyen una importante cubierta protectora. Además de esta protección básica de escamas, el pez está protegido por una capa de material viscoso antiséptico, segregado por muchas glándulas invisibles, que evita la proliferación de hongos y bacterias. Las escamas varían mucho de tamaño y espesor, desde las de <<mahseer>>, un pez de río de la India que mide hasta 4 metros y tiene escamas tan grandes como la mano de un hombre, hasta las escamas microscópicas de la anguila común.

Algunas especies, como la lamprea, carecen de escamas. En otros peces, como el pez cofre, se han fusionado para formar una cubierta continua o, como el agujas o el caballito de mar, hileras de placas óseas conectadas entre sí.

Las escamas crecen con el pez, y especialmente en lo peces de las zonas templadas constituyen un registro exacto de la edad y las estaciones. Crecen por efecto de la capa de piel que la cubre por el exterior, y este crecimiento se acumula en sus bordes. Como en las zonas templadas las escamas crecen más aprisa en verano, que es cuando el pez encuentra más comida, resulta posible averiguar cual es su edad contando los anillos de crecimiento en sus escamas.

El cuerpo de la mayor parte de los peces está cubierto de una capa de escamas, placas óseas o córneas dispuestas en hileras solapadas en las que el extremo libre de una escama se superpone al extremo superior de la siguiente. Las escamas suelen estar cubiertas por una delgada capa epidérmica. En cierto número de especies las escamas se transforman en placas óseas; en algunas, como la anguila, las escamas son diminutas, mientras que en otras, como el siluro, están casi ausentes.
En ocasiones, los peces se han clasificado de acuerdo a la forma y a las características de sus escamas. Los tipos más importantes de éstas son las escamas ganoideas, con forma de rombo y cubiertas con una capa similar a un esmalte; las escamas cicloideas, que son casi redondas con bordes lisos, y las escamas ctenoideas, que también son redondeadas pero tienen los bordes expuestos y serrados, o en forma de peine. Las escamas placoideas son estructuras cónicas pequeñas, parecidas a dientes, y son características de los condrictios. La capa epidérmica del cuerpo presenta unas células que contienen pigmentos y dan al pez su color característico. En la capa epidérmica hay también células que segregan una mucosidad escurridiza que cubre la totalidad del cuerpo.

 

Aparecen escamas en los peces cuando mide de 1' 25 a 2' 50 cm. No aumentan en número, sino que crecen a medida que crece el pez. En verano, cuando abunda el alimento, el pez crece rápidamente, lo mismo que sus escamas. En invierno el crecimiento es mas lento y esta diferencia es lo que produce anillo visibles.